Pioneros en el teatro de la supervivencia

Pioneros en el teatro de la supervivencia

Una obra en dos actos

ACTO I
Hace 150 millones de años, en la Era de los Reptiles.

Escena 1
Un campo cubierto de hierba al lado de un pantano, cerca de un lago grande. Un dinosaurio grande come hierba. Él mira hacia arriba y nota una rana pequeña en el pantano cercano.

Narrador científico (NC): Ambos, el dinosaurio y la rana, son vertebrados, es decir, animales que tienen espinas dorsales. La espina dorsal también se conoce como columna vertebral y de ahí viene el nombre, “vertebrado”. El dinosaurio forma parte de un grupo de vertebrados conocido como reptiles y la rana es  parte de otro grupo, llamado anfibios.

La rana brinca en el pantano, de piedra en piedra.

Narrador dramático (ND): Todo el mundo es un escenario, como dijo el gran bardo William Shakespeare y en este gran escenario de la vida, que comenzó con masas amorfas y que terminará con... bueno, quién sabe qué... los anfibios jugaron un papel muy importante.

NC: Los anfibios fueron los primeros animales en salir del agua y vivir en la tierra. Pero, no pueden vivir completamente como animales terrestres porque pierden demasiada agua por la piel, que deben mantener constantemente húmeda. También, para su reproducción, se necesita el agua.

ND: Y por lo tanto, los anfibios estarán atados para siempre a su origen en el agua.

El dinosaurio deja de comer hierba y anda pesadamente hacia un grupo de inmensos helechos arbóreos con hojas deliciosas.

ND: Todo el mundo es un escenario y en este gran escenario de la vida, que comenzó con masas amorfas...

NC: ¡Bueno, ya vaya al grano!

ND: … los reptiles también jugaron un papel tremendamente importante. ¡Cielos!

NC: Los reptiles fueron los primeros animales capaces de vivir fuera del agua durante la vida entera. Se adaptaron a vivir en la tierra, es decir, ellos lentamente cambiaron hasta liberarse de la constante necesidad de agua que requieren los anfibios. Mire al dinosaurio. Tiene una piel hecha con escamas flexibles y livianas que se sobreponen y forman una piel protectora casi impermeable. Estas escamas no solo evitan que la piel pierda agua, sino que también protegen al dinosaurio de ser lastimado. Esta es una de las maneras en que los reptiles se adaptaron a la vida terrestre.

Escena 2
Al lado de un grupo de inmensos helechos arbóreos.
El dinosaurio, que es macho, ve un dinosaurio hembra al lado de unos helechos distantes y él se acerca a ella.

ND: Todo el mundo es un escenario y en este gran escenario de la vida...

NC: ¡¡¡Basta!!!

ND: … toma lugar la reproducción. ¿Sabes? Esta obra teatral no es tuya solamente.

NC: La mayor parte de la obra es mía, porque yo escribí el libreto. Ahora, haz silencio. Otra manera en que los reptiles se han adaptado a la vida terrestre es en su manera de reproducción. En cuanto a la reproducción, los reptiles han superado la necesidad del agua. En el acto de la reproducción, los huevos se fertilizan internamente por el esperma. Es decir, el macho coloca el esperma dentro del cuerpo femenino.

ND: Como dijo el gran bardo William Shakespeare, el amor, como ciego que es, impide a los amantes...

NC: ¿Qué tiene que ver eso con todo esto?

ND: No sé. Es un tema tan bochornoso.

NC: ¡Es la vida! De todos modos, en la fecundación interna ni el esperma ni los huevos se secan. Así es que tenemos una solución muy ingeniosa al problema. Ahora bien, tenemos otro problema y es mantener los huevos que contienen los reptiles recién creados, es decir, los embriones, sin que se sequen. Para evitar esto, las hembras ponen...

ND: Huevos. Como el gran bardo William Shakespeare dijo (más o menos), si esto es magia, que se convierta en un huevo.

NC: No, no los huevos mágicos, aunque de alguna manera parezcan mágicos. El cascarón de los huevos es suficientemente resistente para ser hermético – para que no se sequen los embriones – pero a su vez son lo suficientemente porosos para permitir que el oxígeno y el bióxido de carbono puedan entrar y salir del cascarón.

Escena 3
En la distancia, una larga llanura cubierta de hierba, con un grupo de helechos arbóreos.
El dinosaurio macho se aleja de la hembra y se mueve pesadamente en la dirección de los helechos arbóreos.

ND: Todo el mundo es un escenario...

NC: ¡¡¡¡¡NO!!!!!

ND: … y los reptiles son capaces de vagar alrededor del mundo a su gusto. ¡Si no te gustan mis comentarios, renuncio!

NC: ¡Lárgate ya! Los reptiles son mucho más activos que los anfibios y eso significa que necesitan más oxígeno en sus cuerpos, por lo que satisfacen esta necesidad de diferentes maneras. Los pulmones de los reptiles tienen unas pequeñas cámaras llamadas alvéolos, por si les gusta saber de las ciencias. Estas cámaras incrementan la superficie de absorción. También, hay músculos en la caja torácica que ayudan a mover el aire hacia dentro y hacia fuera de los pulmones y el corazón está parcialmente dividido, para que la sangre con mucho oxígeno quede separada de la sangre con poco oxígeno. Con todos estos cambios, el oxígeno se mueve más eficientemente a través del cuerpo y por eso los reptiles antiguos podían crecer grandes y fuertes.

ND: ¡Y así lo hicieron!

NC: ¡Vete!

ND: Me voy.

 

 

ACTO II
En la actualidad.

Escena 1
Al mediodía en el desierto.
Un lagartijo se solea sobre una roca.

NC: Cuando hablamos de metabolismo nos referimos a los diferentes procesos que suceden dentro de un organismo, que son necesarios para que ese organismo permanezca vivo. El metabolismo de un reptil es lento. De hecho, es tan lento que un reptil no puede generar suficiente calor para calentar su cuerpo, de modo que debe absorber calor de sus alrededores.

ND: Algunas personas se refieren a los reptiles como de sangre fría a causa de su metabolismo lento, pero, en realidad, su sangre no es fría. Esto se trata de una figura retórica, como cuando decimos que la esposa de Macbeth, en la obra del mismo nombre del gran bardo William Shakespeare, tenía la sangre fría. Ella realmente no tenía la sangre fría, ella era...

NC: ¡Yo pensé que te dije que te fueras!

ND: Quizás no me quiera ir.

NC: DE ESTA MANERA, la temperatura del cuerpo de los reptiles se determina en gran parte por la temperatura del mundo a su alrededor. Muchos reptiles regulan su temperatura al tomar sol para calentarse o al buscar la sombra para refrescarse. En temperaturas muy frías la mayoría de los reptiles se tornan lentos e incapaces de funcionar.

Escena 2
Una mañana en el desierto
Un gato salvaje se mueve furtivamente y salta sobre un lagartijo que toma sol en una roca. El gato lo atrapa por la cola pero el lagartijo se escapa y le deja su cola al lagartijo.

NC: Las colas de muchos lagartijos se desprenden fácilmente, permitiéndoles escapar. El lagartijo luego puede generar una cola nueva, pero esta cola nueva no tiene ninguna vértebra, adentro.

ND: Al parafrasear al gran bardo William Shakespeare: ¡Mi cola, mi cola, mi cuerpo por una cola!

NC: ¿Qué balbuceas?

Escena 3
Una tarde en el desierto.
Un lagartijo está completamente quieto mientras un mosquito revolotea. Cuando el mosquito se acerca al lagartijo, el lagartijo lo agarra.

ND: Al parafrasear nuevamente al gran bardo William Shakespeare: ¡Fuera, fuera, breve mosquito! La vida no es más que una sombra en marcha, un mal...

NC: ¡Fuera, fuera, tú mismo! ¡Sal de aquí! Los reptiles son importantes en la ecología de la comunidad mundial porque son consumidores. Se comen muchos insectos dañinos y roedores pequeños.

El lagartijo mira la puesta del sol.

NC: Hoy viven más de 6,000 especies de reptiles y prácticamente todos, en tierra. Los reptiles de hoy son los remanentes de un gran número de especies que habitaron la Tierra en tiempos antiguos.

ND: Como dijo el gran bardo William Shakespeare, cuando en sesiones dulces y calladas hago comparecer a los recuerdos, suspiro por lo mucho que he deseado...

NC: ¡Un cerebro! ¡No tienes cerebro! Los reptiles de tiempos antiguos incluyeron los dinosaurios, los reptiles voladores y cosas por el estilo.

FIN

NC: ¡Yo nunca jamás produciré otra obra teatral contigo mientras viva!

ND: Como diría el gran bardo William... ¡¡¡ay!!!