¡Bienvenidos al tablero de expresión semanal para los caracoles terrestres radicados en El Yunque!

¡Bienvenidos al tablero de expresión semanal para los caracoles terrestres radicados en El Yunque!

¡Asómense fuera de sus conchas para ser contados!

Los caracoles no son tan perceptibles como muchas otras especies. Desafortunadamente, cuando los seres humanos piensan en las criaturas que viven en El Yunque, piensan en lagartijos, aves, murciélagos y ranas, y no en los caracoles y en nuestros primos sin conchas: las lapas. ¿Por qué no? Principalmente vivimos en la tierra o en hojas sobre la tierra. También vivimos sobre los troncos de los árboles y no somos tan fáciles de avistar. Algunos de nosotros somos muy pequeños. Tal vez por esto es que los humanos no entienden muy bien la ecología de los caracoles terrestres. (La ecología es nuestra relación con el medioambiente.).

¡Comoquiera, sí existimos y sí contamos! Unos 34 tipos de caracoles terrestres viven en el bosque exuberante de El Yunque y uno de las más comunes es Caracolus caracolla (o C. caracolla, como nos apodamos). Somos muy comunes y se nos puede encontrar en todas partes del bosque, aunque hay que mirar de cerca. Los caracoles somos más comunes y hay más variedades de nosotros en los bosques tropicales como El Yunque, que en los bosques templados de temperatura más fría. También tenemos más tipos aquí. Los caracoles nos alimentamos de plantas y de materia orgánica que se acumula en el suelo, lo cual nos hace muy importantes para la comunidad forestal. ¡Toma esto, cotorra puertorriqueña muy vistosa, pero muy escasa!

Los famosos caracoles terrestres
C. caracolla es el caracol terrestre más conocido y estudiado del bosque El Yunque. La mayor parte de la información presentada aquí se refiere a esta especie. (Un famoso miembro de la comunidad forestal, el editor de este tablero de expresión, es un caracol C. caracolla). Nos hemos adaptado muy bien a las condiciones calientes y húmedas del bosque y nuestros hogares se encuentran en nichos o micro-hábitats (áreas para vivir que son muy pequeñas y especializadas), que cualquier otro caracol local.

He aquí algunas características llamativas de C. caracolla:

  1. Somos hermafroditas. Suena exótico, ¿no crees? Pero no, no bailamos con velos ni cantamos canciones seductivas que hacen que los marineros se estrellen contra las rocas. Lo que significa es que cada uno de nosotros nace con un órgano reproductivo masculino y con otro que es femenino.
     
  2. Somos viajeros internacionales (o por lo menos nuestros ancestros lo fueron). Nuestro grupo de caracoles se encuentra en la mayoría de las regiones más calientes del mundo, como el sur y el este de Asia, América Central, América del Sur y el Caribe. Vivimos en una gran variedad de hogares, pero preferimos vivir en los árboles.
     
  3. Somos los caracoles más lindos de El Yunque (en mi humilde opinión). Nuestras conchas son grandes (hasta 3 pulgadas de diámetro) y circulares. Parecen espirales simétricos. 

¡Sigue leyendo!
Sammy C. Caracolla