Todavía entre los más seguros

Todavía entre los más seguros

De los archivos de la policía C.C.

¡En último lugar otra vez!
Este año, nuevamente, los caracoles terrestres de las partes altas de El Yunque se consideraron como  uno de los animales menos atacados del bosque. Una vez más, no tenemos un villano principal, ningún enemigo público número uno. Los depredadores (animales que cazan para matar y comer) no son comunes en nuestro mundo caracol.

¿Por qué?
"¿Por qué?", podrías preguntarte. Bueno, su fuerza policíaca, siempre en vigilancia, expone las siguientes razones para este impresionante récord de seguridad. Primero, no se nos nota fácilmente. Nuestras viviendas son difíciles de ver. Nuestro tamaño es pequeño. Y nuestros colores se camuflan con nuestros alrededores. Estas características hacen que seamos poco reconocidos tanto por los humanos como por los depredadores. Seguramente, nuestras conchas también ayudan, ya que podemos refugiarnos cuando acecha el peligro y permanecemos adentro hasta que pase. Se dice que en algunas partes del mundo los humanos disfrutan de la carne del caracol, pero esto no parece ser el caso para nuestro bosque. De vez en cuando, algún excursionista curioso, especialmente uno pequeño, nos toma y nos coloca en su bolsillo y solo se acuerda de nosotros cuando ya estamos muertos. Sin embargo, esto ocurre muy pocas veces.Aunque nuestros depredadores no son comunes, sí existen. Debemos cuidarnos de las aves. Algunas especies de aves se pueden tirar de picada, velozmente y almorzarnos antes de que nos podamos dar cuenta de ello.

¿Así que, vivimos para siempre?
Bueno, no. Los caracoles que estamos en la región alta de El Yunque no vivimos para siempre, pero sí más que nuestros hermanos que viven en la región baja. De los C. caracolla quienes viven en la región baja, en áreas húmedas aledañas a la costa, muy pocos caracoles juveniles sobreviven hasta la adultez, especialmente durante los períodos secos. Recuerda que la pérdida de agua es nuestra causa principal de muerte y los caracoles juveniles se secan más rápido que los adultos. En cambio, en las regiones altas, la mayoría de los caracoles juveniles sobreviven hasta la adultez y los adultos logran adquirir un tamaño bastante grande. Una cuarta parte de la población de caracoles de la región alta tiene cuatro o más años de edad. ¡Y algunos C. caracolla viven hasta la edad madura de diez años o más!

Está bien ser feos
Vamos a felicitarnos por ser criaturas tan monótonas y poco distinguidas (pero no permitan que Syndy Caracol lea esto).