El salón de la fama sexual

El salón de la fama sexual

Nota del editor: Este artículo no se trata de lo que parece. No tiene que ver con el sexo. Tiene que ver con cambios reproductivos. Mejor me explico. Por siglos, los científicos humanos pensaban que todas las ranas eran seres primitivos (¡ja, ja!). Pensaban que todas se reproducían de la misma manera: que cuando la hembra ponía los huevos el macho los fertilizaba, que los huevos luego se convertían en renacuajos y que los renacuajos eventualmente se convertían en ranas. Este razonamiento es muy simple y cierto para muchas ranas, pero no para todas, pues no es cierto para las ranas coquíes. Los científicos ahora saben que muchas ranas, particularmente las que viven en un ambiente terrestre, han adaptado su comportamiento reproductivo de diferentes formas. ¡Nos hemos asegurado de poder sobrevivir en la tierra tan exitosamente como lo hemos hecho en el agua!

Algunos de ustedes han vivido en escondites (“hidey holes”) todas sus vidas. No salen. Así que permítanme mencionar algunos datos. Toma un año para que las ranas juveniles se conviertan en ranas maduras y solo entonces pueden… reproducir. Y la temporada de lluvia es la mejor para esto. Los coquíes ponen huevos cada seis semanas, pero por supuesto esto depende de varios factores. La incubación de los huevos toma entre dos y tres semanas.

Tres ranas Eleutherodactylus de Puerto Rico les han mostrado a los científicos cuán complejo somos. Quisiéramos honrarlos en este momento.  

Caridad Coquí
Caridad, una rana E. coqui,  creció cerca de Mayagüez, una ciudad costanera y occidental, en 1870. En 1871 fue hallada por un científico, quien se dedicó a estudiarla cuidadosamente por bastante tiempo. Mientras la observaba, descubrió algo asombroso. De los huevos que ella ponía no salían renacuajos ¡sino unas ranitas minúsculas! El científico observó los parientes de Caridad y publicó sus resultados. El resto es historia.

Los científicos ahora llaman este proceso "desarrollo directo", es decir, de los huevos salen ranitas que no pasan por la etapa de renacuajo. Esto sucede con todas las ranas Eleutherodactylus y con muchas otras ranas. Sin tener que ser renacuajos, estas ranas se liberan de sus ataduras con el ambiente acuático. Tenemos que agradecer a Caridad el haber compartido este detalle con los científicos.

Catarina Coquí
Catarina era muy tímida. Sin embargo, ella se convirtió en el centro de interés en investigaciones muy privadas que revelaron cómo ella y su esposo, Cándido, hacían los bebés. Esto ocurrió más de un siglo después del nacimiento de Caridad. Catarina también fue una rana E. coqui y se convirtió en la primera rana en mostrarles a los científicos que ella y Cándido hacían los bebés internamente.

Antes de esto, los científicos pensaban que todas las hembras ponían huevos y que los machos les pasaban por encima a los huevos y los fertilizaban. Pero Catarina y Cándido no hacían eso. Cándido fertilizaba los huevos mientras estaban dentro del cuerpo de Catalina. Luego ella ponía los huevos y él los protegía. ¡Muy bien por ti, Cándido! ¡Él no es machista!

Crysta Coquí
Crysta era una rana E. jasperi, una rana rara y recientemente descubierta. Este humilde servidor nunca ha conocido una de ellas. Crysta pasmó a los científicos, ¡al dar a luz a ranitas bebés! Ella no puso huevos, como lo hace la mayoría de las ranas. Tampoco dio a luz a renacuajos. Ella parió prole viva. Luego de realizar esta sofisticada y muy celebrada hazaña, Crysta regresó a su hogar y placenteramente vivió el resto de su vida fuera de la luz pública.