Las recetas favoritas de los coquíes verdianos

Las recetas favoritas de los coquíes verdianos

Por Chef Carola

Nosotros, los coquíes verdianos - coquíes de la especie Eleutherodactylus coqui, quienes vivimos en el área de El Verde en El Yunque - somos un grupo de hambrientos. Tenemos que admitirlo: no somos productores como esos preciosos árboles y plantas que utilizan la luz solar para generar su propio alimento. Somos consumidores y recibimos energía al comernos otros organismos. También se nos puede llamar depredadores porque matamos otros organismos para alimentarnos de ellos. ¡Pero “consumidores” suena mucho mejor! ¡Nos encantan los insectos! ¡No nos cansamos de comerlos! Mi esposo hizo un conteo el año pasado (él es un experto en las matemáticas) y encontró que en una parcela cercana de terreno de tan solo una hectárea (como 2.5 acres), consumimos 114,000 insectos de varios tamaños, cada noche. ¡Dígame usted si eso no es un montón de insectos! Los adultos capturan un promedio de 3.2 insectos, mientras que los juveniles comen hasta el doble de eso - tal vez seis insectos en una noche - aunque los insectos que comen son mucho más pequeños. Por supuesto, cuando hablo de insectos me refiero tan solo a los insectos sino también a un surtido de criaturas pequeñas como las arañas y los ciempiés.

No somos remilgosos con la comida.

A nosotros los adultos nos encantan los grillos. Las cucarachas son excelentes, siempre y cuando no sean muy grandes. Los escarabajos saben mejor acompañados de hojas de hierba. (El color verde de la hierba le añade colorido al plato, ¿no crees?) Las alevillas resultan particularmente sabrosas cuando se sirven con grandes cantidades de rocío fresco. Las arañas son deliciosas pero solo si están bien muertas, porque las vivas pueden causar quemazón y problemas intestinales. Puede parecer sorprendente, pero no nos apetece comer comejenes ni insectos palo. 

Nuestros niños, como todos los niños, no son muy aventureros en cuanto a la comida. A ellos les gustan las hormigas: hormigas color marrón, hormigas color negro, hormigas mojadas, hormigas secas, hormigas escurridizas, hormigas dormidas, hormigas sobre hojuelas, hormigas debajo de las piedras, hormigas que regresan a sus hogares. Cualquier tipo de hormiga. De veras, les gustan las hormigas.

Mi plato favorito es una combinación de ala de alevilla y pata de grillo, remojada un rato en agua de lluvia.

Nota del editor: Este humilde servidor quiere hacer dos comentarios. Primero, de acuerdo a un artículo en el periódico, los excursionistas de El Yunque comentan favorablemente que los mosquitos no son tan molestosos como en otros bosques tropicales. Ellos lo atribuyen a que nosotros (junto a los lagartijos), nos comemos alrededor de 2.5 billones de insectos del bosque, ¡cada día! Es bueno saber que somos apreciados.

En segundo lugar, la Chef Carola omitió mencionarles una reciente controversia surgida por observaciones hechas en relación a algunos coquíes machos verdianos, quienes comen los huevos de su propia especie. No podemos ser muy selectivos, Chef Carola, en la información que le ofrecemos al público.