Acerca de cómo el hongo velo de novia decidió comer

Acerca de cómo el hongo velo de novia decidió comer

Había una vez un pequeño hongo curioso que repentinamente apareció en el bosque. Un día no estaba allí y al día siguiente sí estaba. Sabrás que los hongos pueden hacer esto. Sus cuerpos fructíferos, que llamamos setas, pueden crecer tan rápidamente que parecen surgir de la nada.

De todos modos, este hongo tiene dos nombres. Su nombre científico es Dictyophora indusiata, lo cual no es un nombre de uso diario. Su nombre común es hongo velo de novia. Velo de novia se refiere a la cubierta parecida a, precisamente, un velo de novia que cuelga de su sombrero. También, en inglés se le llama stinkhorn (cuerno apestoso), porque parece un cuerno y huele a carne podrida para engañar de manera astuta a las moscas y a otros animales, quienes comen carne y se acercan a investigar porque creen haber encontrado carne podrida. Se posan en el hongo y se llevan una masa verde y babosa de esporas, en sus patas. De esta manera, las esporas se convertían en hongos nuevos en lugares distantes del bosque. Pero aunque fuese un hongo astuto, el pequeño hongo odiaba su nombre común en inglés. ¿Por qué no podía tener un nombre cool como cloaked magician (mago encapuchado)? Cada vez que pensaba en su nombre en inglés, el hongo se enfermaba y no podía comer. Ésta era la razón por la cual era tan pequeño.

Los hongos no comen como tú ni como yo. No tienen boca como la mayoría de los miembros del reino animal y no tienen clorofila para atrapar energía solar como la mayoría de los miembros del reino vegetal. Recuerda que, como miembros del reino de los hongos, necesitan comida para obtener energía. Son consumidores de alimento. Pero, ¿cómo obtienen tal alimento?  La respuesta está en sus micelios y en caso de que no lo recuerdes, un micelio es una alfombra de filamentos enredados que forma la base de todas las setas. El micelio crece debajo de las hojas o la madera caída. El micelio del velo de novia prefiere la madera. Cada uno de los miles de filamentos tiene enzimas que descomponen la madera y la convierten en moléculas sencillas. Los filamentos luego pueden absorber las moléculas y proveerle a los hongos el alimento que necesitan.

La alimentación del hongo velo de novia era importante, no solo para sí mismo, sino para la comunidad forestal entera. Al obtener su alimento, el pequeño hongo también descompone los materiales orgánicos (en caso de que no lo sepas, la madera se considera material orgánico). Mediante la descomposición de la madera, el hongo velo de novia recicla los nutrientes minerales, tras utilizar nutrientes en el suelo para descomponer la madera. Luego de que se descompone la madera, sus nutrientes regresan al suelo. Esto es lo que hacen los descomponedores y los hongos son los descomponedores más importantes del bosque.

Tuvo que haber una tragedia para que el pequeño hongo se convenciera a comer. Y así fue que ocurrió: apareció otro tipo de hongo al lado del hongo velo de novia. Tenía un tallo alto y un sombrero pequeño y el hongo velo de novia lo consideró un hongo soldado. Este hongo era un comelón que descomponía y absorbía madera descomunalmente. Siempre estaba comiendo. El hongo soldado trató de convencer al pequeño hongo velo de novia para que comiera.

"Este bosque es un paraíso para descomponedores de madera como nosotros”, decía el hongo soldado. “Aquí tenemos mucha madera". Estaban viviendo poco después de una tormenta severa, cuando muchas ramas habían caído al suelo. “También gozamos de buena temperatura y agua en abundancia. Para nosotros, la madera y el agua son requerimientos de vida. Aquí las condiciones son tan buenas que nuevos hongos están apareciendo por doquier”.

"Tienes que tomar ventaja de nuestra buena suerte", le alentó el hongo soldado. "Si estas condiciones continúan así, nuestros micelios podrían vivir por cientos de años. Si nos hubiese tocado vivir en un lugar sin estas condiciones agradables, como por ejemplo, en un desierto, moriríamos en cuestión de meses.  Verdaderamente eres un honguito tonto si no comes. Yo planifico comer y comer, y en crear nuevos hongos cada año y llegar a los 200 años de edad”.

Desafortunadamente, un día los vientos eran muy fuertes en el bosque y una gran rama cayó sobre ellos y aplastó al hongo soldado y arrancó su micelio del suelo. Al no poder tolerar las condiciones del sobresuelo, el hongo soldado y su micelio no tardaron en morir.

Desde ese día en adelante, el hongo velo de novia comenzó a comer. Comía para sí mismo, para la comunidad forestal y también para el hongo soldado que ya no podría  intentar vivir hasta los 200 años. Se alimentó, se multiplicó y lanzó filamentos conocidos como cuerdas hasta 10 metros de distancia dentro del suelo, para así encontrar más troncos de donde alimentarse.

Y así es cómo el hongo velo de novia del bosque El Yunque decidió comer.

Asesinos en la humedad
Aunque el bosque pluvial tropical es un paraíso para los hongos, de todas maneras los peligros acechan allí. Los micelios tal vez parecen sentirse bastante seguros en su refugio subterráneo, pero depredadores – insectos y otros animales - pueden penetrar la madera y atacar los filamentos. Los nematodos los consideran muy sabrosos, pero como contraataque apropiado, ¡algunos hongos a su vez consumen los nematodos que los están consumiendo a ellos! A las moscas les gustan las setas en la superficie del bosque y los hongos velo de novia son un atractivo culinario para los caracoles del bosque.