Primera reunión

Primera reunión

Odius H. vino a verme por primera vez el 8 de marzo. Esto fue seis meses después que un gran huracán había pasado por el bosque. Muchos de mis pacientes estaban trastornados por los cambios en las condiciones de sus vidas y por otros problemas. Aunque estaba sumamente ocupado en aquel tiempo, acepté atender a Odius H. porque estaba... bueno, curioso.

Verán, Odius H. era una oruga: una especie de oruga conocida científicamente como Historis odius. Hasta ese entonces solo había ofrecido mis servicios de consejería a aves, ranas y lagartijos. Las orugas estaban por debajo de mi condición social y me sorprendió que esta oruga me pidiese una cita. No conocía prácticamente nada sobre las orugas y no las consideraba entre mis platos favoritos. De hecho, no las consideraba en lo absoluto.

Apariencia física

  • Odius H. parecía un gusano. Medía cerca de 7.5 milímetros (2.75 pulgadas) de largo, era de color marrón a marrón claro, con rayas amarillas a través de su cuerpo. Su cuerpo era plano y dividido en 13 segmentos. Tenía tres pares de patas en la parte frontal de su cuerpo y en la parte trasera tenía varias extensiones pequeñas que parecían chupones. La cabeza pequeña y cuadrada tenía varios ojos, dos antenas pequeñas, y quijadas fuertes llamadas mandíbulas. Unas espinas anaranjadas salían de su  espalda y lados, y unos pequeños cuernos encima de su cabeza también terminaban en espinas. En resumen, no era una criatura muy atractiva.

Hábitat y comida

  • Odius H. me informó que su casa estaba en las hojas de un árbol conocido como Cecropia schreberiana. Éste era su hábitat, el lugar donde vivía. Conocido localmente como yagrumo hembra, C. schreberiana es un árbol común, casi como una hierba según algunas personas. Este árbol crece rápidamente en áreas soleadas del bosque, por ejemplo, en los claros que se crean después de un huracán.
  • Cuando tenía hambre, Odius H. se comía la superficie inferior de las hojas del yagrumo hembra, usando sus mandíbulas para masticar. Por supuesto, solo se comía una porción pequeña de la hoja. Como conseguía su energía comiéndose otros organismos (seres vivos), era un consumidor. Para ser más preciso, era un herbívoro, porque los organismos que comía eran plantas. La palabra “herbívoro” viene de la palabra “hierba”, como se conocen las plantas.
  • Odius H. dijo que el yagrumo hembra era su planta huésped. Ésta le proporcionaba tanto su hogar como su alimento. Dependía mucho de este árbol y lo consideraba necesario para su supervivencia y requerido para su vida y la vida de sus compañeros orugas.

El árbol que Odius H. habitaba estaba al lado del árbol donde tengo mi oficina. Por ello supo de mí.

Población

  • Odius H. dijo que había miles de orugas como él en el bosque, que vivían en las hojas del yagrumo hembra. Las orugas Historis odius podrían ser halladas dondequiera que este árbol fuera encontrado y sin estos yagrumos, no habría tales orugas. Éste era su nicho, su posición en el funcionamiento del bosque. La gran cantidad de individuos de Historis odius me sorprendió porque nunca los había visto aquí antes. Nuestra comunidad forestal consiste de muchas especies diferentes de plantas, animales y otros organismos que viven juntos en este lugar, y las orugas aparecieron en la escena de repente. Y ello era especialmente sorprendente porque el resto de la comunidad había sufrido mucho después del huracán. Odius H. no supo decirme desde cuándo estas orugas habían estado aquí, pero sí sabía que había nacido de un huevo como cuatro semanas antes.

Observaciones
Odius H. vino a verme porque estaba teniendo sueños extraños y quería saber si yo podía explicárselos. Uno de los sueños era de visión de grandeza y otro era una pesadilla relacionada al miedo.

Sueño de visión de grandeza
En su visión de grandeza, Odius H. hablaba de convertirse en una criatura de gran belleza que podía volar por la comunidad forestal. Mencionaba que creía ser como una ninfa. Yo le expliqué que era común que las criaturas jóvenes tuviesen sueños imposibles y que cuando fuese adulto aprendería a aceptar lo que era: un humilde insecto que se arrastraba como los gusanos y que llegaría a estar contento con esa realidad. Le indiqué que no tenía alas y que por tal motivo no podría volar. También le indiqué que yo había estudiado mitología griega y romana y que las ninfas eran doncellas bellas, como diosas y que reflejaban atributos de la naturaleza, como árboles, agua y montañas. Me parecía patético que una criatura inferior - y además, varón - soñara con ser una ninfa. Resulta que, en realidad, cometí una gran injusticia, la cual se entenderá a continuación.

Sueño relacionado al miedo
En su sueño relacionado al miedo, Odius H. describía un miedo obsesivo, al borde del pánico, de un tipo de mosca que llamaba mosca tachinida. Él se sentía seguro que muchos de sus compañeros orugas morían a manos de las moscas tachinidas. Le recordé que según sus relatos, había miles de orugas en el bosque y que por tanto les iba bien. También, le indiqué que era mucho más grande que una mosca y que podría defenderse si se encontrara con alguna de ellas.

Pienso que Odius H. se sintió mejor después de nuestra sesión.