Los efectos de los huracanes: Tabonuco

Los efectos de los huracanes: Tabonuco

Mi hermano está en lo cierto en cuanto a que su árbol favorito no sobrevive bien los huracanes y le agradezco por admitirlo. Los tabonucos se han adaptado bien a los huracanes. Han aprendido a sobrevivirlos. Aparentemente esto es así por tres razones importantes. Una razón es que su copa (la parte alta del árbol, que incluye ramas y hojas) es pequeña en relación a la copa de otros árboles de tamaño similar. En un estudio que Mamá me mostró, la proporción promedio entre los diámetros de los troncos y de las copas, para árboles tropicales, es de 1 a 22, pero este promedio es de 1 a 17 para el tabonuco. Cuando un árbol tiene una copa pequeña, ofrece menos resistencia a los vientos.

Una segunda razón es que sus raíces están bien entrelazadas con otras raíces y con rocas bajo tierra. Las raíces de los tabonucos son largas y fuertes y tienden a esparcirse y enredarse sobre las raíces de los tabonucos vecinos y árboles de otras especies, además de los peñones, para formar un tipo de ancla. Cuando los vientos fuertes azotan el bosque y las lluvias torrenciales empapan el suelo, las raíces ancladas ayudan a que los tabonucos se mantengan de pie. Se puede decir que los árboles cooperan entre sí para poder sobrevivir y me gusta pensar en cómo los árboles cooperan de esa manera.

La tercera razón es que los tabonucos se han adaptado para sobrevivir los huracanes al preferir crecer en las pendientes y las crestas de las montañas, donde el drenaje es bueno y el suelo no se torna lodoso, porque el lodo suelto puede hacer que los árboles se caigan.

Tras un huracán reciente, los científicos encontraron que el tabonuco era el árbol más resistente al huracán. En una parte del bosque, casi todos los demás árboles sufrieron daños severos, mientras que un 50 por ciento de los tabonucos solo perdieron sus hojas. Aunque puedan perder sus hojas y ramas de vez en cuando, los troncos tienden a permanecer de pie y al poco rato, les brotan hojas nuevas para reemplazar las viejas. La canción favorita de los tabonucos (y que a Mamá le encanta) probablemente es I Will Survive.

Por supuesto, tienen que sobrevivir. Como toma tanto tiempo en lo que ellos se convierten en árboles maduros, pudiesen de otra manera extinguirse, lo que quiere decir que no existirían en ninguna parte y nunca regresarían, y eso sería algo triste. 

A Papá parece gustarle lo que hemos hecho en este manuscrito y quiso darnos un poco más de información acerca de cómo sobrevivir los huracanes. Bueno, me la dio y la he escrito. Aproximadamente cada 60 años, un huracán bien fuerte azota el bosque de El Yunque y él quiere que averigüemos cómo cambiaría el bosque si hubiese un huracán bien fuerte cada 10 años y cómo sería si hubiese un huracán bien fuerte solo cada 100 años. Voy a buscar a mi hermano, quien juega afuera en el bosque, para solucionar esto juntos. Después de todo, no sería justo para él si yo hiciera todo el trabajo, ja, ja.